¿Eres una persona dependiente emocionalmente?

NI CONTIGO NI SIN TI

El término dependencia emocional o ser dependiente emocionalente parece estar a la orden del día y es cantado y aplaudido en diferentes idiomas y culturas.

No puedo vivir sin ti, no hay manera, canta Coque Malla.
Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio, escribía Antonio Machado.

Casi todo el mundo sabe a qué nos referimos cuando alguien dice que es dependiente emocionalmente de alguna persona. Sin embargo, a la hora de saber en qué consiste exactamente esto de la dependencia emocional o cómo no caer en sus redes o salir de ella, nos encontramos con que es un tema poco investigado y del que no existen muchas referencias en la bibliografía científica.

Ocuparemos esta entrada de blog para definir la dependencia emocional, que es un motivo frecuente de consulta en Aliv Psicólogos Fuengirola por el malestar psicológico que acarrea en la persona y/o la relación de pareja. Además se ofrecerán unas sencillas claves para dejar de ser dependiente emocionalmente.

¿Qué significa ser dependiente emocionalmente?

J. Castelló (2000) define la dependencia emocional como la necesidad extrema de afecto que se siente hacia la pareja.

Al mismo tiempo, cuando hablamos de ser dependiente emocionalmente, también nos referimos a poner una excesiva confianza emocional en la otra persona; atribuyéndole la responsabilidad de hacernos felices y “completarnos”, abandonar el resto de parcelas importantes de su vida, tener falta de confianza y de autonomía, miedo a la soledad/abandono y baja autoestima.

La persona que es dependiente emocionalmente, suele cambiar sus planes para ajustarlos a los de la pareja, expresar exageradamente su afecto y buscar continuamente la atención del otro (Lemos y Logroño, 2006).
No es de extrañar que la dependencia emocional genera estados de malestar en la persona, que centra gran parte de su tiempo y energía en utilizar estrategias de control para mantener a la pareja a su lado pagando el precio de dejar su propia vida a un lado, ocasionando una gran angustia tanto en ella misma como en la pareja.

Claves para prevenir o dejar atrás la dependencia emocional

A continuación, como psicólogos en Fuengirola, ofrecemos unas recomendaciones para trabajar la dependencia emocional.

  • Trabaja en tu autoconcepto.

    ¿Cómo te definirías: física y personalmente?, ¿cuánto te valoras?, ¿cómo te gustaría ser?. Cuando aclaramos aquellas cosas que nos gustan más y menos, nos hacemos conscientes de cuánto o cómo nos valoramos, nos resulta mucho más sencillo traer a nuestra vida aquellas actividades que necesitamos para sentirnos bien y convertirnos en nuestra mejor versión.

  • Autoconomiciento.

    ¿Cómo de conectado estás con lo que piensas, sientes y haces?, ¿conoces las partes de ti que son fortalezas y las que suponen desafíos?, ¿sabes qué cosas te llenan profundamente y cuáles te generan un profundo rechazo?. Conocernos a nosotros mismos implica entender nuestras emociones, necesidades, fortalezas, valores para poder respetarnos, cuidarnos y adaptarnos a cualquier contexto.

  • Autocuidado y autoestima.

    De la mano de los anteriores, el saber cómo somos y conocernos, implica que somos los que mejor sabemos lo que necesitamos, cómo y cuándo lo queremos para poder dárnoslo. Este AUTO-AMOR que implica querernos a nosotros mismos primero, podría ser el principal escudo para dejar de ser dependiente emocionalente.

  • Haz tus propios planes.

    ¿Alguna vez has cambiado tus planes, tus necesidades y gustos para cambiarlos por los planes, necesidades o preferencias de tu pareja? Si hacemos esto todo el tiempo, caemos en desequilibrio y nuestra relación tendrá mala calidad. Estaremos dándole todo el valor a la pareja y creando en nosotros más inseguridad y dependencia emocional.

  • Aprende a poner límites.

    Comunícate con respeto y amabilidad. Practica el decir que no, rechazar peticiones, pedir favores, hacer y recibir cumplidos. Esto es esencial para no ser dependiente emocionalmente.

  • Trabaja la gestión emocional.

    Manténte consciente de tus emociones. Aprende a identificarlas en tu cuerpo, ponerles nombre. Trata de identificar qué tratan de enseñarte; para qué están ahí, qué necesitan de ti.

  • Busca el equilibrio en tu relación.

    Una relación de pareja sana es igualitaria. El tiempo, la energía, la dedicación y el compromiso se establecen a partes iguales. Ama a tu pareja en su justa medida, cuida a esa persona sin dejar de ser tú la persona más importante de tu vida.

Para terminar sobre la dependencia emocional

¿Quieres un pequeño truco para saber si eres dependiente emocionalmente? Cierra los ojos por un momento y comienza a pensar en esa persona. Nota qué sientes. Si hay dolor, ya no es amor.

Si quieres seguir profundizando en el tema, en este vídeo la psicóloga Silvia Congost habla sobre más claves para evitar la dependencia emocional.

Miriam García. Psicóloga Fuengirola

¿Quieres saber más todavía sobre la dependencia emocional? A continuación encontrarás otro artículo elaborado por nuestros psicólogos en Fuengirola.

Dependencia Emocional