Con este artículo queremos ayudar a comprender la utilidad del enfoque integrador en psicoterapia, su estrecha relación con la teoría del apego – el estilo de apego de una persona – y cómo crear un vínculo seguro entre psicólogo y cliente en la consulta de Psicología, nos puede ayudar a sanar nuestras heridas y traumas.

La psicoterapia integradora

La psicoterapia integradora recoge los mejores métodos científicos y estrategias de las diferentes escuelas de psicoterapia para crear un tratamiento hecho a medida para cada paciente. El enfoque integrador intenta aunar el conocimiento de todos los enfoques psicológicos para darle a los pacientes un tratamiento más acorde a sus necesidades y su propia forma de ver la vida.

Por tanto, no hay terapias “buenas” o “malas” sino que habrá recursos dentro de cada orientación que sean más “útiles” o menos para cada caso en concreto. Dado que la Alianza Terapéutica, o forma en que los terapeutas se relacionan con sus pacientes es responsable de un 30% del éxito del tratamiento, será interesante profundizar en ella.

El estilo de apego en la relación terapéutica

Un estilo de apego es el resultado de las relaciones que se establecen entre los cuidadores y los bebés. Según Galán A. (2010) el estilo de apego que adquirimos en nuestra infancia tiene un carácter dinámico y contextual, por lo que podríamos considerarlo como una estrategia de adaptación más que como una característica personal.

La conducta de apego se activaría cada vez que necesitamos regularnos psico-emocionalmente.
Según el estilo de apego que desarrollamos en la infancia y a lo largo de nuestra vida, tendremos unos patrones de afrontamiento diferentes para los eventos traumáticos que nos ocurran.

ESTILOS DE APEGO
  • Apego seguro. Si desarrollamos un apego seguro, afrontaremos las dificultades desde la confianza en nosotros mismos y en los demás, teniendo más facilidad para hablar de nuestras emociones y más habilidad para regularlas.

  • Apego ansioso-ambivalente. Si hemos adquirido un estilo de apego apego ansioso-ambivalente tenderemos a tener miedo a la pérdida y a mantener relaciones por no estar solos; alternándose en ellas sentimientos de idealización y rechazo.

  • Apego evitativo. Si el apego que se genera es evitativo la tendencia para afrontar el trauma será recurrir a comportamientos de huida con miedo al rechazo y a la agresión, lo que nos puede alejar de nuestras fuentes de apoyo. Esta tendencia evitativa también se refleja a nivel emocional, provocando falta de conciencia y conexión con nuestro mundo interno.

  • Apego desorganizado. Si generamos un apego desorganizado es probable que al reaccionar a la situación traumática no dispongamos de estrategias para afrontarla. El trauma supera y desestabiliza nuestro mundo interno.

¿Cómo ayuda el terapeuta al paciente desde la teoría del apego?

Desde la teoría del apego, la relación psicólogo-paciente es un tipo de relación especial en la que el terapeuta funciona como base segura para el paciente.

Las terapias basadas en el apego intentan, a través de la relación terapeuta-paciente, establecer escenarios de apego seguro, donde el paciente descubre modelos operativos más funcionales para:

  • poder explorar su repertorio emocional,

  • poder tolerar cada vez más determinadas emociones,

  • poder flexibilizar sus pensamientos automáticos negativos ante el estrés.

Intervenir desde el apego o estilo de apego puede ayudar a sanar la forma de vincular con las demás personas si, como terapeutas, ofrecemos ese modelo de apego seguro que el paciente no ha podido integrar antes. Gracias a ello, también será más fácil poder sanar los traumas pasados que siguen causando sufrimiento a la persona en el presente.

Si te encuentras en esta situación, pide ayuda a un pscólogo especializado en Trauma y Apego.

Miriam García. Psicóloga Fuengirola

Si quieres más información sobre el apego y cuál es tu estilo de apego, a continuación, desde Aliv Psicólogos Fuengirola, ofrecemos un artículo que pueda ser de tu interés.

¿Cuál es tu estilo de apego?